fbpx
Logo_InstitutoMicroEcologia_Blanco2

Vaginitis,¿Por qué ocurren?

La vaginosis bacteriana, la tricomoniasis y la candidiasis vulvovaginal son las vaginitis más comunes. La microbiota vaginal y en concreto los Lactobacillus juegan un papel fundamental a la hora de impedir su desarrollo. ¿Quieres saber más?¡Lee neustro blog!
Vaginitis, ¿Por qué ocurre?

Comparte:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

 

Diversos estudios demuestran que la vaginosis bacteriana, la tricomoniasis y la candidiasis vulvovaginal son las causas infecciosas más comunes de vaginitis. Para mejorar esto, podría ser interesante mirar hacía la microbiota vaginal. ¿Quieres saber más? ¡Lee nuestro blog!

Vaginitis: Qué es y cuáles son sus causas:

La vaginitis se define como una aparición de condiciones que provocan y, a veces, síntomas vulvares como picazón, ardor, irritación, olor y flujo vaginal. Se caracterizan por ser muy comunes en mujeres de edad fértil y ocurren por una alteración en la microbiota vaginal, produciendo un crecimiento de patógenos. Las causas infecciosas más frecuentes de vaginitis son la vaginosis bacteriana, la candidiasis vulvovaginal y la tricomoniasis.

Vaginosis bacteriana, primera causa de la aparición de vaginitis.

La vaginosis bacteriana es la causa más frecuente de secreción o mal olor vaginal y se presenta en hasta el 30 % de las mujeres. Esto sucede cuando las especies normales de Lactobacillus en la vagina se reemplazan con bacterias anaerobias, lo que resulta en niveles reducidos de peróxido de hidrógeno y ácidos orgánicos generalmente presentes en la vagina. Dentro de esta especie, Lactobacillus crispatus es productor de ácido láctico y de moléculas antimicrobianas, lo cual, realiza un importante papel de defensa. Además, es importante saber que esta disminución de la población de lactobacillus dará lugar a un crecimiento de patógenos. La causa subyacente de la vaginosis bacteriana no se comprende completamente.

Se debe de tener cuidado, ya que más del 50 por ciento de las mujeres con vaginosis bacteriana son asintomáticas.

Esta disbiosis vaginal puede estar añadido a un incremento del riesgo de infecciones del tracto urinario, candidiasis, así como problemas de fertilidad e ITS.

Candidiasis vulvovaginal, segunda causa de la aparición de vaginitis.

La candidiasis es una enfermedad que fúngica. Se produce cuando encontramos un crecimiento y cambio de forma, provocando la infección. Los síntomas más comunes que encontramos son flujo vaginal anormal, dolor, quemazón o picor. Los cambios en el huésped vaginal ambiente precipitan e inducen efectos patológicos del organismo. Aunque los síntomas de la candidiasis vulvovaginal tales como prurito, dolor vaginal, dispareunia y son comunes, ninguno de ellos es específico.

Trichomoniasis, tercera causa de la aparición de vaginitis.

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual común producida por un parásito. Los síntomas y signos de la tricomoniasis no son específicos. Se caracteriza principalmente por presentar un pH vaginal superior a 5.4.

¿Vaginitis sin infección?

La dermatitis de contacto irritante y la dermatitis de contacto alérgica son dos causas no infecciosas de vaginitis. Ellos pueden estar asociado con el uso de productos de higiene femenina o materiales anticonceptivos, entre muchas otras causas La vaginitis atrófica puede manifestarse clínicamente con síntomas de sequedad vaginal, picazón, secreción, irritación y dispareunia. Afecta del 10 al 40 por ciento de mujeres que tienen condiciones asociadas con el estrógeno deficiencia.

Tratamiento contra vaginitis.

Primero, debemos de comentar las medidas preventivas que podríamos realizar. La microbiota juega un papel fundamental, por lo que deberíamos de mantenerla en equilibrio, incluyendo alimentos probióticos en nuestra dieta así como conservar una buena higiene vulvovaginal, además de ejercer relaciones sexuales con protección, usar ropa de algodón, evitando el uso de ropa que mantenga el calor y/o humedad y no excederse en la toma de antibióticos.

Como tratamiento convencional y actual se utiliza el uso de antibióticos si se produce por medio de bacterias.

En el caso de vaginitis sin infección se recomienda estrógenos sistémicos y tópicos son efectivos para aliviar los síntomas.

Para terminar, aunque se tienen que realizar más investigaciones, se cree que el uso de probióticos como tratamiento o como apoyo al tratamiento de infecciones vaginales son positivos y pueden enseñar efectos beneficiosos tanto a corto como largo plazo

El Instituto de Microecologia cuenta con ‘’Vaginitis Screening’’ un instrumento para el diagnóstico de la vaginitis mediante el estudio de la microbiota vaginal, principalmente Lactobacillus y los patógenos habituales asociados a esta enfermedad.

X