fbpx
Logo_InstitutoMicroEcologia_Blanco2

KyberBioma: El diagnóstico inteligente de la microbiota

El Instituto de Microecología español lanza al mercado KyberBioma, el último y más vanguardista diagnóstico de microbiota intestinal.

Comparte:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

 

KyberBioma: El diagnóstico inteligente de la microbiota

Actualmente sabemos que la microbiota es un activo grupo de microorganismos que convive con nosotros en la piel y la mayoría de las mucosas. Se comporta como un órgano más del cuerpo, interactuando de forma estable y activa con él, siendo responsable de muchas formas en el mantenimiento de la salud.

Evolución del diagnóstico

La piel, el pulmón, el aparato genital, las vías urinarias, la boca, la mucosa nasal, el aparato digestivo, etc. tienen cada uno su propio grupo microbiano con características y funciones individuales. El grupo de bacterias que vive en el intestino, la conocida como microbiota intestinal, es de todos el más importante por ser el más numeroso, diverso y rico funcionalmente.

Hacia los años 40 del siglo XX, en una época en la que la medicina y la microbiología únicamente se planteaban la asociación de las bacterias con las infecciones y la enfermedad, el Instituto de Microecología de Herborn (Alemania) rompe ese paradigma y empieza a esbozar la idea de que las bacterias intestinales son importantes para el mantenimiento de la salud. En el año 1950 lanza al mercado internacional el primer diagnóstico de microbiota intestinal, desde ese momento y hasta ahora, fiel a un espíritu de constante inquietud investigadora y consciente de la importancia clínica de la microbiota, el Instituto ha ido evolucionando e implementando técnicas de laboratorio innovadoras, ofreciendo a lo largo de los años una secuencia y evolución de diferentes diagnósticos de microbiota cada vez más completos.

En el año 2005 se funda en España un Instituto de Microecología propio, con sede en Colmenar Viejo (Madrid), incorporando todo el bagaje y conocimiento del Instituto de Microecología alemán, evolucionando desde entonces sus propios desarrollos diagnósticos.

La microbiota intestinal vive en un delicado y constante equilibrio entre una gran mayoría de microorganismos “buenos” o saludables y una minoría de microorganismos “no tan buenos” o patógenos facultativos. Formando parte de los microorganismos “buenos”, tenemos diferentes grupos funcionales con distintas acciones: digestivas, inmunitarias, defensivas, metabólicas, neurológicas, etc. Todos ellos actúan siempre de forma coordinada y están conectados entre sí, manteniendo entre todos, el normal funcionamiento del medio intestinal y de la salud general del organismo.
La continua investigación en este campo, ha permitido conocer los grupos bacterianos que realizan cada una de esas funciones e identificar en cada uno de ellos, lo que conocemos como las “bacterias clave”.

Lanzamiento de KyberBioma

En enero de 2021, el Instituto de Microecología español lanza al mercado KyberBioma. Es el último y más vanguardista diagnóstico de microbiota intestinal que, fiel a su planteamiento clásico de estudiar las bacterias desde un punto de vista funcional, aporta un resultado en el que se cuantifican las bacterias clave de los principales grupos funcionales, lo que nos permite establecer además del perfil disbiótico individual de cada paciente, una asociación con su patología o sintomatología.

Veamos la importancia y trascendencia clínica de los principales grupos funcionales de bacterias diagnosticados en KyberBioma:

  • La microbiota inmunomoduladora actúa como “compañera” de las células inmunitarias (linfocitos) contribuyendo así a la normal respuesta del sistema inmune. Su alteración nos permite entender cuadros clínicos de hiperrespuesta inmunitaria como la alergia, las in- tolerancias, el asma, las enfermedades autoinmunes, etc. o hiporrespuestas como las infecciones de repetición.
  • La microbiota protectora estabiliza el medio intestinal, protegiendo e impidiendo el crecimiento de gérmenes patógenos. Su alteración favorece la disbiosis (desorden de la microbiota), la inflamación y el aumento de la permeabilidad intestinal que generan cuadros de diarrea y/o estreñimiento, gases, alteración en la absorción de algunos nutrientes, etc.
  • La microbiota muconutritiva estabiliza la capa de moco o mucus que cubre por dentro la pared del intestino y asegura el funcionamiento normal de algunas rutas metabólicas. Su alteración favorece la inflamación y la disbiosis, y se asocia a cuadros de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, etc. Además, puede estar implicada en la obesidad, la diabetes, la alteración en la resistencia a la insulina, el hígado graso no alcohólico, etc.
  • La microbiota fermentadora de fibra o sacarolítica primaria degrada parte de la fibra alimentaria que nosotros no podemos digerir. Su alteración hace que el consumo de algunos alimentos (principalmente carbohidratos) genere muchos gases, distensión y molestias abdominales.
  • La microbiota neuroactiva produce sustancias (neurotransmisores) como GABA y serotonina que estabilizan la comunicación con el Sistema Nervioso Central (eje intestino-cerebro). Su alteración favorece la ansiedad, depresión, problemas de aprendizaje o memoria, y a nivel local, enlentecimiento del movimiento intestinal y aumento de la percepción del dolor.
  • La microbiota proteolítica a diferencia de los grupos anteriores, forma parte de los microorganismos patógenos potenciales. Supone menos del 01% del total de la microbiota intestinal y producen sustancias potencialmente dañinas, como aminas biógenas (histamina), amoníaco, indol, escatol, fenoles, etc. Sí estas bacterias crecen por encima de su rango de normalidad, se inflama la pared del intestino generando un importante cuadro de síntomas digestivos, digestiones pesadas, gases, distensión abdominal, dolor, etc.
  • Los hongos y levaduras también son microorganismos patógenos Candida albicans vive normalmente en intestino en una cantidad que no supera las 10 CFU/g de heces. Varios factores como la toma de fármacos (antibióticos, corticoides o anticonceptivos), sobrecargas de azúcar en la dieta, cambios del pH, diabetes, embarazo, etc. favorecen su anormal desarrollo siendo responsables de síntomas como fatiga, cefaleas, distensión abdominal, diarreas y/o estreñimiento, acidez, dolores musculo articulares y molestias vaginales.

KyberBioma completa el análisis de los grupos funcionales y la información clínica que hemos comentado, con cuatro valores muy relevantes: la carga total de microorganismos, el pH, el índice de resiliencia de la microbiota y la tolerancia a los FODMAPs.

En mi práctica clínica diaria resulta imprescindible tener la opción de diagnosticar la microbiota intestinal de mis pacientes para, junto con la historia clínica, poder abordar correctamente el tratamiento de la mayoría de patologías.

Autora:

Dra. Mª Dolores de la Puerta

X