fbpx
Logo_InstitutoMicroEcologia_Blanco2

Sensibilidad al gluten ¿es un problema real?

sensibilidad al gluten

Comparte:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

 

Sensibilidad al gluten. ¿Es un problema real?

La exclusión del gluten en la dieta se ha convertido en un fenómeno muy común, hasta una moda para la industria alimentaria. Solo entre el 1 y el 2% de la población es celiaca, sin embargo, la sensibilidad al gluten es una condición que ha ganado legitimidad estos últimos años a la vez que sigue siendo muy controvertida y discutida entre los profesionales de la salud. ¿La sensibilidad al gluten es algo real?

¿Qué es el gluten?

El gluten es la proteína principal de varios tipos de cereales. En realidad, es una familia de proteínas contenidas en el trigo, avena, cebada, centeno, triticale, kamut, espelta. El alimento que más consumimos entre ellos es el trigo.

El gluten, cuyas 2 fracciones proteicas más importantes son la gliadina y la glutenina, ofrece consistencia y textura a los alimentos cuando se mezcla con agua, de ahí el prefijo “glue” en Inglés, que recuerda la consistencia del pegamento. Por esa razón se utiliza a menudo como aditivo en los productos procesados: da elasticidad a los alimentos y así una textura agradable en la boca para  masticar.

Problemas relacionados con el gluten

Celiaquía

Es una de las condiciones más comunes relacionada con el gluten. Se diagnostica cada vez más, sin embargo, las asociaciones de celiaquía de España afirman que 8 personas celiacas sobre 10 no saben que lo son.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo reacciona frente a la ingesta de gluten produciendo anticuerpos  anti-gliadina, anti-endomisio, anti-reticulina y anti-transglutaminasa contra la gliadina. Las células intestinales, al tener una forma parecida a la gliadina se ven atacadas igualmente por estos anticuerpos que dañan las vellosidades del intestino delgado produciendo inflamación crónica, malabsorción, dolores, desánimo, etc. La confirmación del diagnóstico se basa en una biopsia del intestino delgado.

Los estudios demuestran que los factores ambientales o infecciones pueden afectar la aparición y el momento de la aparición de la enfermedad.

Alergia al trigo

Es una alergia común involucrando mayoritariamente inmunoglobulinas E frente a las proteínas del trigo. En la alergia, no se destruyen las células de la pared intestinal. Puede afectar, como una alergia clásica, la piel, el tracto intestinal o respiratorio.

Problemas autoinmunes y gluten

Son enfermedades autoinmunes extradigestivas en las que existe una respuesta autoinmune frente al gluten sin que haya obligatoriamente presencia de alteración de las vellosidades intestinales.

  • Ataxia del gluten. La ataxia del gluten es una enfermedad autoinmune que ataca el sistema nervioso central provocando síntomas parecidos a otras ataxias, lo que hace difícil un correcto diagnóstico: problemas de coordinación, equilibrio, alteraciones del habla, problemas de vista, etc.

No es todavía una condición muy reconocida y el número total de afectados es difícil de determinar pero sin embargo los investigadores reconocen que se subestima esta condición y se debería tratar como sensibilidad al gluten no celiaca. Varios estudios demuestran que existe una respuesta inmunitaria anormal frente al consumo de gluten. Solamente una pequeña proporción de personas afectadas presentan una enteropatía, sin embargo, existe la presencia de anticuerpos anti gliadina en la sangre.

En el tratamiento, se suele retirar totalmente el gluten de la dieta para ver una mejoría de los síntomas.

  • Dermatitis Hiperformistis. En esta condición, observamos algo similar a la ataxia. En esta enfermedad que involucra el sistema inmunitario, existe una correlación entre la presencia de anticuerpos anti-transglutaminasa específicos de la piel (epidermio) y la presencia de anticuerpos anti transglutaminasa circulantes. Los dos parecen también correlacionados con el grado de enteropatía. Sin embargo, otros estudios demuestran que la presencia de estos anticuerpos frente al gluten no involucran siempre una inflamación a nivel intestinal.

Sensibilidad al gluten

La sensibilidad al gluten no celiaca es una condición compleja que podemos explicar simplemente: se ven afectadas personas que conocen síntomas cuando ingieren gluten y reaccionan positivamente a una dieta sin gluten, sin tener ni celiaquía ni alergia al trigo ni enfermedad autoinmune. Es difícil definir una sintomatología clara ya que los síntomas no son evidentes y a veces no tienen nada que ver con el sistema digestivo o, al contrario tenemos tendencia a pensar que es simplemente un diagnóstico erróneo de otra condición como la del intestino irritable. Todavía es una condición controvertida porque no existen datos precisos sobre lo común que es.

Sin embargo, encontramos varios estudios que relacionan distintos problemas de salud con el gluten sin celiaquía y lo que tienen todos en común es la desaparición de los síntomas al retirar el gluten de la dieta:

  • Incluso en personas sanas, una posible mala digestión de la gliadina del gluten puede ser responsable de un aumento de zonulina y en consecuencia, de permeabilidad intestinal.
  • En personas cuya barrera intestinal está alterada, lo que observamos en estudios de disbiosis intestinal, la presencia de FODMAPS presentes en el trigo podría empeorar los síntomas.
  • Los inhibidores de la amilasa y la tripsina, otro tipo de proteínas presentes en el gluten, inducen una respuesta inflamatoria en el intestino activando células de la inflamación (citoquinas).
  • Para ir más lejos, en la anafilaxia sistémica, un estudio sobre ratones demuestra que existe una reacción involucrando los anticuerpos IgG frente a grupos de alimentos comunes incluyendo el trigo.

Parece claro que la reacción al gluten no se limita a la celiaquía y tampoco podemos reducir su exclusión a una moda. La vía abierta para el estudio de esta nueva condición nos hace plantearnos varios temas: ¿A qué se debe que esta molécula se haya vuelto tan tóxica? ¿A la modificación de la proteína para su utilización masiva en la industria agroalimentaria? ¿O también a la aparición cada vez más frecuente y la cronicidad de la disbiosis intestinal?

Si luchar contra la industria alimentaria es una utopía a corto plazo, aún existen alternativas frente a la sensibilidad al gluten como:

1/ Trabajar con un profesional de salud para tener una dieta variada y equilibrada en el caso de que se excluya el gluten

2/ Terapias microbiológicas para tratar los problemas de permeabilidad intestinal y de disbiosis.

X