fbpx
Alimentación para la piel (IME)

¿La ingesta de ciertos alimentos

puede provocar acné?

El acné es un trastorno de la piel que ocasiona la aparición de comedones, puntos negros o granos en la cara, la frente, el pecho, la parte superior de la espalda y los hombros.

¿Cuáles son las causas del acné?

El acné puede tener diferentes causas como:

  • Edad. Entre los 12 y 18 años puede haber un aumento en la producción de hormonas androgénicas que estimula la producción de oleosidad. A pesar de que el acné es más frecuente en los adolescentes, también puede afectar a personas de todas las edades.
  • Limpieza incorrecta. No limpiarse la piel correctamente puede obstruir los poros facilitando la formación de puntos negros y la aparición de granos.
  • Predisposición genética. Tener una genética propicia es uno de los principales factores predisponentes, provocando una mayor tendencia a tener reacciones inmunes y formar lesiones inflamatorias en la piel.
  • Alimentos. El consumo de ciertos alimentos puede aumentar la probabilidad de desarrollar acné debido a que pueden alterar la producción hormonal y estimular la inflamación de la piel.
  • Trastornos de la microbiota intestinal. Las bacterias intestinales pueden verse afectadas por muchos factores, como la toma de antibióticos o alimentación inadecuada. El estrés severo, el consumo de alcohol o el tabaco, también altera la microbiota y predispone a padecer acné.

Tratamiento para el acné

En ocasiones, las pomadas prescritas por el dermatólogo aplicadas de forma tópica son suficientes. Otras veces, el médico puede recomendar la administración de isotretinoína, un medicamento ampliamente utilizado para el tratamiento del acné con una gran eficacia. No obstante, este fármaco debe aplicarse bajo prescripción de un médico especialista para minimizar los efectos secundarios que podría producir (sequedad de piel y mucosas, sobrecarga hepática…)

Por otra parte, las bacterias intestinales que viven en nuestro organismo tienen un impacto muy importante en la salud de nuestra piel. Por esto, vale la pena recordar que el tratamiento de las lesiones cutáneas también debe basarse en corregir las alteraciones de la microbiota intestinal y de la permeabilidad intestinal. Una prueba que determine la composición de bacterias y hongos en el tracto digestivo (KyberKompaktPRO) permitirá detectar si existen alteraciones para seleccionar la terapia más apropiada con probióticos.

¿El consumo de ciertos alimentos puede desencadenar acné?

Algunos estudios muestran un vínculo entre el acné y la dieta y existen muchas recomendaciones sobre qué alimentos consumir y cuáles evitar para mejorar el acné. Por ejemplo, la leche al aumentar la concentración de IGF-1, aumenta la síntesis de andrógenos que aumentan la producción de sebo. El chocolate conduce a la hiperglucemia y al aumento de la insulinemia, lo que agrava el desarrollo del acné. El aumento de la concentración de ácidos grasos omega-6 también estimula el desarrollo del acné, en contraste con los ácidos grasos omega-3, que reducen la concentración de agentes inflamatorios.

En cualquier caso, todas las recomendaciones dietéticas deben ir dirigidas a controlar la inflamación orgánica. En este sentido puede ser interesante realizar un análisis de Alergia alimentaria tipo III. Este tipo de alergia a los alimentos consiste en una reacción inmune retardada (hasta 72 horas después de consumir el alimento), mediada por anticuerpos IgG. Los niveles elevados de IgG en sangre suelen estar relacionados con inflamación de bajo grado.

Recientes estudios muestran que hasta un 20% de los casos de alergia no están mediadas por IgE1

La eliminación temporal de los alimentos con niveles elevados de anticuerpos IgG, permite controlar y detener los procesos inflamatorios en el organismo, contribuyendo así a la mejora global de la salud, incluyendo la salud de la piel.
El test ImuPro proporciona un análisis muy fiable de anticuerpos IgG, junto con unas pautas de alimentación dirigidas por nuestros nutricionistas que contribuirán a reducir la inflamación en tu organismo.

Puedes contactar con nosotros en el 918459876 y te contaremos cuál es la prueba diagnóstica más adecuada en tu caso.

(1) Zopf, Y.; Baenkler, H.W.; Silbermann, A.; Hahn, E.G.; Raithel, M. The differential diagnosis of food intolerance. Deutsches Ärzteblatt International 2009, 106 (21), 359–369.

2019-03-25T11:02:26+00:00Etiquetas: , , |

Hola, ¿tienes alguna pregunta?

Rellena nuestro FORMULARIO DE CONTACTO y te contestaremos en la mayor brevedad posible.

También puedes contactarnos a través del teléfono +34 918 459 876 o del e-mail info@microecologia.com