fbpx
Logo_InstitutoMicroEcologia_Blanco2

Test de disbiosis intestinal ¿Qué analiza?

Cada vez hay más estudios que demuestran el papel de la microbiota intestinal en distintas enfermedades y cómo la modulación de esta puede mejorar gran parte de los síntomas. Un test de disbiosis intestinal nos ayudará a conocer el estado de la microbiota y así poder orientar mejor el tratamiento.
test disbiosis intestinal

Comparte:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

 

El tema de la microbiota intestinal y cómo se relaciona con nuestra salud y bienestar está a la orden del día. Así que, si te has hecho alguna vez esta pregunta, nosotros te traemos la respuesta que necesitas.

Empecemos por el principio… ¿Qué es la disbiosis intestinal?

Se estima que en nuestro organismo viven aproximadamente 100.000.000.000 bacterias. Desde hace un par de décadas, para la investigación científica, este número no pasa desapercibido. Sin embargo, aunque las bacterias son mayoritarias, no debemos olvidarnos de citar a los hongos, virus, arqueas y protozoos.

Aunque no los percibamos, todos estos microorganismos conviven con nosotros, relacionándose e interaccionando con distintas estructuras de nuestro organismo. Participan en numerosos procesos fisiológicos y producen muchas sustancias beneficiosas u otras que pueden perjudicar nuestra salud.

Debido a esto, se han añadido a la literatura científica dos conceptos que hay que conocer:

– “Eubiosis”: Es decir, el conjunto de microorganismos presentes en nuestro intestino, tanto en tipo de especie como en cantidad, está en “equilibrio” e interacciona de manera beneficiosa con nuestro organismo.

– “Disbiosis”: En este caso, el conjunto de microorganismos presentes en nuestro intestino está alterado. Puede darse la situación de que crezcan especies concretas que produzcan compuestos que nos hagan daño, o que existan más microorganismos de los que debería haber causando infecciones.

El estado de la microbiota intestinal, debe tenerse en cuenta como cualquier otro parámetro para definir el estado de salud de una persona. Tienen un papel fundamental en nuestra salud.

¿Cómo sé si tengo disbiosis intestinal?

La manera más accesible y completa de saber cuál es el estado de mi microbiota intestinal es: realizando una analítica de microbiota intestinal.

La disbiosis puede producirse de forma puntual o de forma crónica. Existen distintos factores que pueden alterar la microbiota entre ellos están los antibióticos, la nutrición inadecuada, el estrés, la genética, los viajes y otros factores. Pero, ¿Cuáles son síntomas de sospecha?

Los síntomas de la disbiosis crónica intestinal se suelen asociar a síntomas digestivos, pero hay muchos más:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea o estreñimiento
  • Aumento de gases
  • Inflamación e hinchazón abdominal
  • Sensibilidad alimentaria e intolerancias
  • Dolores musculares y articulares
  • Candidiasis de repetición
  • Problemas cutáneos como eczema, acné o dermatitis
  • Infecciones de repetición: cistitis, otitis, amigdalitis, faringitis
  • Estrés, ansiedad
  • Migraña

¿Qué analiza un test de disbiosis intestinal?

Los estudios de microbiota intestinal nos dan información sobre el estado de nuestra microbiota y cómo esto puede afectar a nuestra salud y condicionar distintas enfermedades. ¿Qué tipo de bacterias analizamos?

  • Microbiota Protectora

Podemos entenderla como nuestro ejército, es una barrera tanto física como química para impedir el crecimiento de patógenos y mantener el pH intestinal ácido. Dentro de este grupo encontramos a: Lactobacillus spp., Bifidobacterium spp. y Bacteroides spp. Tener este grupo de bacterias reducido facilitará el crecimiento de patógenos.

  • Microbiota Inmunomoduladora

Lo forman las cepas apatógenas de Escherichia coli y Enterococcus spp. Se encargan de entrenar constantemente el sistema inmune induciendo respuestas inmunitarias específicas. Que esta microbiota esté reducida se puede relacionar con enfermedades autoinmunes, infecciones de repetición y otras alteraciones del sistema inmune.

  • Microbiota Muconutritiva

La microbiota muconutritiva tiene un papel fundamental en el mantenimiento de la integridad de la capa de mucus que recubre la superficie interior del intestino.

Dentro de este grupo encontramos a Akkermansia muciniphila, conocida por participar en la regeneración de esta capa donde se aloja el resto de microbiota presente. También hay que mencionar a Faecalibacterium prausnitzii, fundamental en la producción de AGCC, en especial del butirato, considerado un potente antiinflamatorio. Una disminución de estas bacterias se asocia a un entorno proinflamatorio y a una “desprotección” de la barrera intestinal.

  • Microbiota Proteolítica

Las bacterias proteolíticas que colonizan de manera natural el intestino, están presentes en muy pequeña cantidad. Cuando esta cantidad aumenta, se comportan como patógenos.

En esta situación, modifican el pH del medio intestinal, ya que producen sustancias como aminas biógenas, urea etc. Si estas sustancias atraviesan la pared intestinal y llegan al torrente sanguíneo, pueden desencadenar alteraciones como reacciones inmunitarias, sensibilidades alimentarias, etc. Dentro de este grupo encontramos especies de Clostridium spp., Escherichia coli biovare, Porteus spp, Pseudomonas spp. y Enterobacteriaceae spp.

Estas bacterias se encargan de producir un neurotransmisor llamado GABA. Es el neurotransmisor relajante por excelencia que actúa a través de receptores en el intestino sobre el “eje intestino – cerebro”. Las neuronas presentes en el sistema nervioso del intestino (Sistema Nervioso Entérico), reconocen el GABA producido por las bacterias y se produce una transmisión de los impulsos nerviosos correspondientes que llegan al cerebro a través del nervio vago. Estudios recientes han demostrado que este GABA producido a nivel intestinal, apoya el efecto ansiolítico y antidepresivo del GABA producido en el cerebro.

  • Microbiota Sacarolítica Primaria

La microbiota sacarolítica primaria apoya la actividad de la microbiota muconutritiva al descomponer la estructura de los carbohidratos complejos (fibra).

Las enzimas digestivas humanas no pueden descomponer la fibra alimentaria. Especialmente algunos tipos de fibras como el almidón resistente son convertidos en ácido butírico y láctico por estas bacterias.

  • Hongos y levaduras

Los hongos y levaduras viven con nosotros de forma habitual y contribuyen en funciones como el metabolismo de los hidratos de carbono. El problema aparece cuando nuestra microbiota se altera y se produce un sobrecrecimiento de hongos y levaduras ya que es cuando se produce la infección.

El género Candida está formado por más de 200 especies. De todas ellas, Candida albicans es la que produce la mayoría de las candidiasis. Las candidiasis intestinales pueden desarrollarse en silencio durante años, o producir síntomas clínicos inespecíficos como fatiga crónica, niebla mental, cefaleas, distensión abdominal, diarreas y/o estreñimiento, acidez, candidiasis de repetición en otras zonas del cuerpo, mayor apetencia por el dulce y más sensibilidades alimentarias.

  • Valor del pH en heces

El rango de normalidad oscila entre 5,8 y 6,4. Un pH ácido, por debajo de 5,8, indica una malabsorción de los hidratos de carbono y grasas. Sin embargo, un pH alcalino (básico), por encima de 6,4, indica disbiosis con predominio proteolítico.

El resultado de los análisis de disbiosis intestinal, proporciona información sobre el desequilibrio entre los grupos funcionales de microorganismos para optimizar un manejo clínico de los síntomas de la forma más personalizada posible. Si las bacterias anteriormente descritas no se encuentran en estado de eubiosis, no podremos beneficiarnos de muchas de sus actividades y se alterarán muchas de nuestras funciones.

¿Cómo se realiza un test de disbiosis intestinal?

Realizar un test de disbiosis intestinal es de lo más sencillo. Consiste en un análisis no invasivo de una muestra de heces. Los pasos a seguir serían los siguientes:

  1. Solicita tu kit: Se solicita vía online y recíbelo o en 24-48 horas laborables.
  2. Recogida de la muestra: Toma la muestra siguiendo las instrucciones especificadas dentro del kit.
  3. Resultados: Recibe tu informe de resultados en 10 días hábiles.
  4. Asesoramiento nutricional: Nuestras nutricionistas te ayudan a interpretar tu resultado de forma personalizada.
  5. Si tienes dudas sobre el test de disbiosis intestinal, puedes contactar con nosotros
X